Algo común dentro de la comunidad estudiantil, sin importar la carrera o la especialidad que se esté cursando, es la falta de tiempo para el estudio, pues este nunca será suficiente. Es por eso que surge la necesidad de implementar hábitos que ayuden a mejorar tus capacidades de aprendizaje y así generar mejores herramientas que sean adecuadas al proceso de aprendizaje de cada persona.

Para generar un mejor proceso de aprendizaje es necesario tomar en cuenta diferentes factores, así como algunos consejos que podrán ayudarte a mejorar las condiciones de estudio, las capacidades de retención y análisis de información.

Periodos cortos pero constantes

Un paso importante para tener el mejor desempeño a la hora de estudiar es no sobresaturarte de esta actividad. Pues mentalmente no estarás en las mejores condiciones para lograrlo de manera efectiva. Para cumplir con este paso, es necesario tener lapsos cortos de estudio, pero efectivos. Estudios han señalado que durante los primeros 20 minutos es cuando nuestra capacidad de aprender es mayor, después de este periodo de tiempo, la atención va disminuyendo, trayendo como consecuencia la falta de enfoque. Por lo cual, será necesario tomar descansos breves para oxigenar tu cerebro y distraer tu mente con otras actividades.

Tener tiempos específicos dentro de cada día

Ser constantes es una de las principales claves del éxito, y esto aplicado en el estudio no es la excepción. Si hacemos una costumbre el hábito de estudiar, fomentará que tu proceso de aprendizaje se vea aplicado de manera constante, generando una mayor efectividad. Asimismo, hacerlo un hábito permitirá que la información que intentes asimilar sea más breve, si todos los días dedicas un espacio al estudio.

Para generar un mejor impacto será necesario basar tus horarios de estudio a través de un calendario, donde en determinados días y momentos, ese tiempo sea dedicado al estudio.    

Objetivos de la sesión de estudio

Al iniciar la sesión de estudio, es de gran importancia tener claro qué es aquello que quieres lograr, tanto a mediano como a corto plazo. Deberás señalar las metas por cumplir, ya sea por sesión de estudio, por temporalidad (al día, a la semana o al mes), así como qué técnicas implementarás en cada una de ellas.

Trazar objetivos realistas, sencillos pero constantes, te permitirá alcanzar objetivos de manera satisfactoria. Todo esto generará un efecto positivo para continuar con los temas subsiguientes, facilitando el proceso de aprendizaje en cada una de sus etapas.

Definir el lugar adecuado

Cambiar de lugar es uno de los errores más frecuentes de las fallas al momento de estudiar. Elige un lugar en el que puedas tener tus sesiones de estudio bajo ciertos criterios: libre de cualquier distracción, sin tanta iluminación que pueda afectar tu vista, pero tampoco lo suficiente obscuro como para que esto sea un obstáculo al momento de estudiar. Asimismo, procura que sea un espacio ventilado, pues la falta de circulación de aire será un problema para la mente. El cansancio y la falta de atención se podrán sumar a esta variable, generando malos resultados para la sesión de estudio.

Memorizar vs aprender

Este punto es muy importante, pues no es lo mismo memorizar algo que aprenderlo. Memorizar sólo te ayudará a repetirlo sin tener un razonamiento adecuado sobre aquello que puedas repetir una y otra vez. En cambio, aprender algo te dará la capacidad de poder replicar el conocimiento y transmitirlo a otra persona bajo cualquier característica necesaria, pues el tema lo habrás apropiado y podrás desenvolverte con facilidad para explicar lo necesario, así como para resolver dudas sobre lo ya planteado.

Descanso

Al final del día, no todo tiene que ver con el proceso de aprendizaje, pues también es necesario tener una mente fresca para poder actuar conforme a las necesidades. Dormir bien es parte importante del proceso de estudio, pues desvelarte como parte de las actividades de aprendizaje no siempre será lo más adecuado, mucho menos antes de un examen, pues la mente está cansada y se ve forzada a memorizar temas, que no justamente serán razonados y aprendidos de manera correcta.

Una vez señalados aquellos aspectos fundamentales para mejorar tus técnicas de estudio, lo más importante es elegir aquella temática que más te motive a seguir estudiando y generar un aprendizaje constante que te ayude a crecer de manera personal y profesional.

Es por eso que en Mejora tu Carrera tenemos una amplia oferta académica, la cual se adapta a las necesidades que tengas como profesional o como estudiante, poniendo a tu alcance a grandes especialistas en su materia, que te ayudarán en tu formación. Visita la página web y conoce todos los cursos que tenemos para ti.